domingo, 19 de junio de 2011

EL CUERPO GRITA LO QUE LA BOCA CALLA



El resfrío "chorrea" cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta "tapona" cuando no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes invade cuando la soledad duele.
El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.
El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.
La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.
Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.
La presión sube cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.
Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer mata cuando no perdonas y/o te cansas de "vivir".
¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo?
La Enfermedad no es mala, te avisa que te estás equivocando de camino.


Mensaje colgado en la pared de un consultorio médico, autor@ desconocid@.
Fotografía: Aarón Moreno Borges

4 comentarios:

LadySuchard dijo...

Hola Aarón ^^ cuanto tiempo. Por fin tengo un rato libre para hacerte una visita, espero que todo te vaya bien.
El texto de hoy me parece estupendo hace que uno se quede pensando y no se puede pedir más.
Un abrazo

Ana dijo...

Excelente. ¡hay que ver lo que se encuentra colgado en la pared de un consultorio médico! Sin duda el mensaje llega. Me ha gustado.
Saludos Aaron.
;)

Aarón dijo...

Buenas noches LadySuchard, si, hace unas semanas que no nos comunicábamos, pero, ya sabes, nunca es tarde si la "dicha" es buena. Agradecido por tu visita y opinión. Si, es anónimo este texto, y como pongo, se encontró aislado en un consultorio médico. Parece impactante pero es más bien vitalista, y eso que dices es verdad, te hace pensar, y todavía pensar no es una "enfermedad" que necesite cuidados paliativos.

Un abrazo fraternal LadySuchard.

Hasta pronto compañera.

Aarón dijo...

Buenas noches Ana, el anónim@ se merece ese reconocimiento, ese parabien, como escribes. Así consta, se encontró allí, no se donde, lo hallé de casualidad en una red social de una compañera, y lo pedí prestado, ya me conoces.

Me alegra que te haya gustado, ya somos unos cuantos a los que estas reflexiones calan.

Ana, te envío un cordial saludo. Gracias por tu opinión y visita.

Hasta pronto compañera.