domingo, 29 de abril de 2012

...BALADAS...

...Cuando se encendieron las luces no se habían acabado los créditos, y se quedó sentada, como casi toda la gente que había en la sala. Mientras iban subiendo nombres y más nombres por la pantalla, sonaba una canción del último disco de Leonard Cohen que ya conocía porque un amigo se lo había regalado pirateado. La canción hablaba de cartas enviadas y leídas mucho tiempo después y le hacía pensar en el tsunami que se había llevado a Mark de su vida. En el cine siempre se sentaba muy delante y no sabía si había mucha o poca gente en la sala. Delante de ella sólo habían tres personas que tampoco se levantaban y hablaban. Se puso la chaqueta y, al levantarse, lo vio. Estaba allí, en medio de la sala, solo. Sita no pudo evitar ir hacia él...

Autoras: Asha Miró & Anna Soler-Pont, fragmento de la novela Rastros de sándalo
Fotografía: Aarón Moreno Borges

2 comentarios:

Laura dijo...

Es increíble la sensibilidad que tienes para transmitir con la retórica materializada en palabras.
Me encanta.
Te sigo.

Encantada de encontrarte.

Un beso

Aarón dijo...

Gracias Laura, muy bellas y estimulantes palabras. Como suelo contestar frecuentemente, servidor sólo observa, el resto sale. Un abrazo, y me alegra que te agrade este plural y participativo espacio Laura.

Un atento saludo compañera.