viernes, 18 de abril de 2014

UN PEQUEÑO CUENTO PARA RECORDAR COSAS QUE OLVIDAMOS



UN HOMBRE ESTABA PONIENDO FLORES EN LA TUMBA DE SU ESPOSA, CUANDO VIO A UN HOMBRE CHINO PONIENDO UN PLATO DE ARROZ EN LA TUMBA VECINA.

EL HOMBRE SE DIRIGIÓ AL CHINO Y LE PREGUNTÓ, LEVEMENTE BURLÓN: ¿DISCULPE SEÑOR? ¿DE VERDAD CREE USTED QUE EL DIFUNTO VENDRÁ A COMER EL ARROZ?

"SÍ", RESPONDIÓ EL CHINO, "CUANDO EL SUYO VENGA A OLER SUS FLORES"...

MORALEJA
 
 
RESPETA LAS OPINIONES DEL OTRO, ES UNA DE LAS MAYORES VIRTUDES QUE UN SER HUMANO PUDE TENER.
LAS PERSONAS SON DIFERENTES, POR LO TANTO ACTUAN DIFERENTE Y PIENSAN DIFERENTE.    
 
NO  JUZQUES, SOLAMENTE COMPRENDE
 

 
 


No hay comentarios: