jueves, 24 de abril de 2014

Alternativa Antimilitarista-MOC inicia la campaña de OBJECIÓN FISCAL A LA GUERRA


El gasto militar y para “control social” rondó los 35.000 millones de euros en 2013



La organización Alternativa Antimilitarista-MOC ha iniciado la Campaña de Objeción fiscal al gasto militar correspondiente al año 2014, con la consigna “No paguemos la guerra”. Se pretende con esta iniciativa que los ciudadanos renuncien a pagar en su contribución de la renta el mismo porcentaje que el estado destina en sus presupuestos a gasto militar y “control social” (policía, prisiones y capítulos similares). La propuesta de la Campaña es que el contribuyente destine esa parte del IRPF a organizaciones sociales o iniciativas solidarias, en todo caso, “ni un céntimo para el ejército”.
De este modo, señalan los impulsores de la Campaña, “los ciudadanos expresan su rechazo al sostenimiento del ejército y otros cuerpos armados, reclama activamente la anulación del presupuesto militar, y promueve la participación social directa en la definición de las prioridades en los presupuestos públicos”.
El porcentaje de los Presupuestos Generales que el estado destina a los capítulos de “Defensa” y “Control Social” representa el 9,8% del total y es, por tanto, el porcentaje que se propone al ciudadano contribuyente que descuente de su declaración de la renta (721,83 euros). Sin embargo, señalan fuentes de Alternativa Antimilitarista-MOC, lo fundamental no es la cantidad sino el “gesto simbólico”, de ahí que se considere suficiente detraer aunque sea un euro del pago al fisco si es por objeción al gasto militar.
El método para objetar consiste en anotar en una casilla de la declaración la cantidad –entre un euro y 721,83 euros- que se pretende sustraer al gasto militar y para “control social”. La cantidad se ingresa a continuación en la organización social y proyecto solidario que se desee, y se solicita el recibo por el ingreso realizado. En la hoja de la declaración de IRPF, previamente impresa, se anota junto al cuadro donde se ha apuntado el ingreso que el motivo es el rechazo a las inversiones en ejércitos, policía, prisiones y capítulos similares. El proceso finaliza con el envío en un sobre de la declaración al Ministerio de Hacienda, junto al recibo del ingreso en el colectivo social, y una carta al ministerio en la que se explica el porqué de la oposición a los gastos para la guerra (el modelo de escrito es facilitado por la organización antimilitarista). Para información más detallada, www.nodo50.org/objecionfiscal.
FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183785

COMENTARIO:  Me encantan estas iniciativas, aunque reconozco que el método es un poco engorroso, vale la pena hacerlo.