domingo, 11 de marzo de 2012

URDIMBRE

… “No había manera de hacer hablar al “monstruo”, que miraba a todas partes con recelo, y rehuía los ojos de los cazadores. Tampoco quería marchar con nosotros. Cuando alguien le tomaba del brazo para hacerle andar chillaba y se desasía con espanto. Yo propuse que nos sentáramos con él y le diéramos de comer y beber. Todos aprobaron, menos don Ricardo, que tenía prisa por llegar a la paridera y curar al perro. Sin embargo, aquélla era la única manera de inspirar confianza al “monstruo”, que por dos veces había intentado meterse de nuevo en la cueva y si seguía a nuestro lado (aunque aparte y fuera del alcance de nuestros brazos) era por miedo a los perros”…

……………………………………………….

… _“¿Has matado a alguien? El “monstruo” negó con la cabeza. Mi padre volvió a preguntarle por qué se escondía, si no sabía cometido ningún crimen. El otro calló. Miraba a mi padre con un poco más de atención, como si quisiera recordar algo. Por fin, lo señaló con el dedo y articuló un sonido extraño. Pusieron atención todos”…

………………………………………………...

AUTOR: Ramón J. Sender, fragmento de la novela “El lugar de un hombre” Ed. Destino, 1976, Barcelona.

FOTOGRAFÍA: Aarón Moreno Borges

3 comentarios:

40añera dijo...

Tendré que buscar como continua porque ahora me he quedado esperando la respuesta

Un saludo

Nuria dijo...

El hombre es el lobo del hombre...me gusta, en una sociedad que busca un poder superior que la regule y le de sendido.La España de la época, que creía en maleficios y brujerias, y las grandes diferencias sociales. La hipocrecia de don Ricardo y la agudeza del niño que parecía no entender nada...
La realidad de un hombre "mounstruo" que había perdido su dignidad,su esencia como ser humano,que temía donde impera la ley del más fuerte.

La fotografía me sugiere el sentimiento de tristeza,desesperación,soledad del personaje,las injusticias, los trazos del pelo la ira las experiencias vividas, interior. la barbilla lo que no se atreve a desvelar, el secreto que esconde...
¿que te sugiere a ti?
Saludos ! paseando por el blog

Aarón dijo...

Ramón J. Sender fue un indagador constante de la naturaleza humana. Aparte de cultivar la novela escribió buenos ensayos. Les animo a leerlo a ambas (40añera y Nuria).

Nuria, andas bien encaminada, pero a mi ya me evocó una esencia, y queda reflejada.

Gracias a las dos por intervenir. Un saludo.