domingo, 20 de febrero de 2011

REFLEXIÓN




¿HASTA CUÁNDO EL DESPRECIO POR LOS ANIMALES?

Para la historia del intelecto y la filosofía, Descartés agravó la visión del mundo centrada en el hombre, con su tristemente célebre "cogito ergo sum", "pienso, luego existo". Esta frase se convirtió en un poderoso programa de acción, reduciendo el espíritu al cerebro del hombre. El resto es materia inerte, un animal no es más que un puñado de células, que Descártes compara con un mecanismo de ruedas y muelles, cuyos dolores no son más que el chirriar de una máquina.


Este desprecio por los animales tiene su continuación en el Catecismo de la Iglesia Católica, que subraya el derecho al dominio inmisericordioso del hombre sobre las demás criaturas y da vía libre sin limitación a que los animales sean utilizados para la alimentación y vestuario, que permite los experimentos con ellos.

Como consecuencia de esto, no existe ninguna Encíclica contra el cruel trato a los animales en laboratorios, en jaulas de granjas de cría, transportes o mataderos. En su lugar los altos dignatarios eclesiásticos disfrutan de las sangrientas corridas de toros y defienden los crueles juegos durante las celebraciones festivas de la Iglesia. En ellas se arrojan cabras desde la torre de una iglesia, y se sacrifican como oráculos vivientes a palomas atadas a explosivos, como se hace cada año en Orvieto (Italia), en Pentecostés. Y en Navidad tiene lugar en todas partes una matanza que supera todo récord, para celebrar la "Fiesta del amor convenientemente".


Autor: José Vicente Cobo
Fotografías: Aarón Moreno Borges

4 comentarios:

Maeva dijo...

Buff, vaya imagen acompaña al texto... qué triste cuando alguien es capaz de abandonar de esa manera a un animal, un ser vivo que lo único que hace es dar cariño, lealtad y fidelidad...
Me acuerdo cuando era pequeña que en el camino para ir a la escuela, que había muchas huertas (hoy está lleno de super chalets de gente de "la ciudad") siempre había algún perrito muerto. La afición a la cacería es una de las cosas que hacen que abandonen a los perros aquí cuando "ya no sirven"... que triste... y no parece que vayamos a cambiar...

Aarón dijo...

Llevas razón Maeva. No discuto ni una sola palabra a tu comentario. ¡¡Vaya humanidad tan deshumanizada estamos padeciendo en el siglo XXI!!

Un abrazo compañera. Gracias por asomarte a esta ventanita al Mundo.

claudia dijo...

la cruedad con los animales, es algo que me aniquila el alma desde que era muy niña, lamentablemente, cada vez es peor, y no creo que se termine

sabes que? si muchas veces no existe piedad hacia los humanos, como esperamos que exista hacia los pobres animales indefensos

es muy triste

tenes un hermoso blog :), te dejo el link del blog de una amiga, que se dedica de alma a esto
espero te interese http://contra-el-mal-trato-animal.blogspot.com/2010_02_01_archive.html

un abrazo :)
claudia

Aarón dijo...

Buenas noches Claudia, estoy de acuerdo en cada una de las ideas que has escrito sobre el maltrato animal... ¿Quién es el animal?... Una pregunta que todavía suele tener una respuesta, por desgracia, más inclinada al hombre que al animal en si. Actos disfrazados de tradición y roles negativos que se perpetúan sin apenas impunidad nos han hecho cada vez más merecedores del calificativo de "bestias", aunque tengamos "raciocinio".


Visitaré ese enlace que me recomiendas, sin duda alguna. Muchas gracias por asomarte a esta ventanita, abierta a un amplio mundo de inquietudes y hechos varios.

Un abrazo fraternal compañera.